27 de julio de 2016

Por trece razones, de Jay Asher



Ficha técnica.

Título: Por trece razones (Thirteen Reasons Why)
Autor: Jay Asher
Editorial: Ambar
Géneros: Literatura juvenil
Páginas: 224
Precio: 14,00 €
Sinopsis.

No se puede detener el presente, ni tampoco rebobinar el pasado. El único modo de llegar a conocer el secreto… es darle al PLAY.
Clay Jensen es un adolescente como cualquier otro que encuentra, al llegar un día a casa, una misteriosa caja sin remitente dirigida a su nombre. El contenido no es otro que una serie de cintas de grabación, siete en total, que parece haberle enviado Hannah, una compañera de clase que no hace ni dos semanas que se ha suicidado. A pesar del desconcierto que supone volver a oír la voz de Hannah, Clay descubrirá que son trece las razones por las cuales ha decidido quitarse la vida, trece caras de cassete y que, por ello, son trece las personas que deben escucharlas. Él es una de ellas. Es un juego muy sencillo: primero las escuchas, luego las pasas dice Hannah en la primera cara.
¿Qué razones son esas y qué tiene que ver él con ellas? A lo largo del día, Clay se irá obsesionando con las grabaciones y hasta recorrerá la ciudad con un mapa que ella misma le ha proporcionado. Pero he aquí un viaje distinto del esperado, un viaje donde el punto de llegada es precisamente el mismo que el de partida y en el que solo hacen falta unos nuevos ojos para verlo todo como por vez primera. Hannah irá desgranando poco a poco su vida en un intento de poner de manifiesto las consecuencias, grandes o pequeñas, de las cosas que hacemos y dejamos de hacer, y que cambian el mundo a veces sin darnos cuenta.


Opinión personal.

He aquí una lectura que consumí hará 5-6 años en tiempo humano (porque recordemos todos que soy un glitch atemporal) y a día de hoy aún recuerdo. Y no, no por bueno motivos, más bien por todo lo contrario, pues de odio me alimento y por odio vivo; y este libro me indignó tanto que creo que en mi lecho de muerte seguiré hablando de él con cierto desprecio.

Nos encontramos con un “desconcertado” Clay, quien no sabe por qué está incluido en los trece motivos que ha tenido Hannah para hartarse de pastillas y matarse (por cierto, tomar pastillas para tener una muerte indolora es un mito. Todo lo que puede pasar es que tu propio cuerpo intente despertar al ver que algo raro pasa y sufras mucho). Este jovenzuelo es de los pocos que puede presumir de haber sentido algo bueno y sincero por la fallecida Hannah, lo cual deja claro desde el principio. Así que tanto el lector como Clay nos preguntamos qué puede haber hecho para que ella grabe una cara de la cinta para decirle: ‘mira, que me he suicidado y tienes parte de la culpa’. Lo triste es que a las pocas páginas el único que sigue haciéndose preguntas es Clay, porque si el lector es un poco avispado; se dará cuenta de que no hay que preocuparse tanto.

Hannah nos narrará su historia a través de las cintas, intercalándose la narración entre su punto de vista y el de Clay y, por gracia divina, al menos se puede agradecer que esos saltos no son nada confusos y si alguien se pierde con la lectura es porque su inteligencia de por sí no da a mucho. También hay que decir que es un libro que se lee en dos suspiros, a no ser que te entren ganas de matar a Hannah tú mismo, motivo más que válido para hacer que dejes de leer o que postergues el avance de la lectura hasta el infinito.

Pasando ya al motivo por el cual proclamo que no me gustó para nada a esta novela, diré como todo resumen para quien no tenga ganas de comerse mis spoilers que, si esas razones por las que Hannah se suicida son válidas en algún sentido, yo a día de hoy me sigo preguntando por qué no me mato ya. Me resultaron tan flojas en su mayoría que no llegué a sentir empatía alguna y no pensé: ‘hay que ver la chiquilla esta lo mal que lo ha pasado’. No. Sencillamente deseaba que Clay fingiese que había escuchado todos las cintas y las pasase al siguiente en la lista, se acabase la novela y todos felices creyendo que Hannah no era tan tonta.
**Spoilers chirimoyescos**

Empecemos, por favor, especificando que Clay no ha hecho absolutamente nada excepto ser el chico bueno. A partir de ahí todo bien. Hannah supuestamente lo incluye en sus razones para pedirle perdón y, ya de paso, echarle en cara que después de besarse ambos por mutuo acuerdo y a ella se le saltase un fusible y le insistiese para que la dejase sola, él, cumpliendo con los deseos de la señora, se marchase.

Ahora pasemos al resto del mundo, dándonos Hannah motivos tan increíbles como:
 — Yo estaba mandando indirectas sobre que iba a suicidarme y nadie las captó ni me echó cuenta. O sea, estoy deprimida, ¿es que nadie lo ve?
 — Un adolescente con dos neuronas agonizantes se ha inventado un rumor sobre mí y mi reputación en el instituto se ha ido al garete.
 — Un compañero de clase dice que yo tengo mejor trasero que mi amiga. Uy, qué mala persona.
 — Mi amiga se ha enfadado conmigo por lo del trasero porque es la exnovia de ese chaval. Sí, acabo de perder una amistad que apestaba desde Ucrania.
 — Tú eres un voyeur. Y yo te he desenmascarado. A pesar de todo, sigo pensando que tus insanos vicios descubiertos y sacados a la luz merecen estar aquí incluidos.
 — Eh, tú, sí, tú. Me invitaste por San Valentín y me tocaste la rodilla. DESHONRA PARA TU VACA.
 — A ti te incluyo porque sabías que alguien iba a aprovecharse de una chica borracha para “violarla”. Yo lo sé porque estaba escondida en un armario siendo testigo de todo y no hice nada para impedirlo. Pero la culpa es tuya y me suicido por eso.
 — Soy tonta y en realidad me voy a suicidar porque la selección natural así lo exige. Tengo que dejar de existir antes de poner huevos.

De las treces razones que da, valdrán la pena dos, tres si te comes mucho la cabeza e intentas ser un poco comprensivo; pero cualquiera con un poco de amor propio y personalidad se da cuenta de que Hannah llega a ser más tonta y revienta en el sitio. Yo leí este libro en una edad donde la estupidez máxima todavía hace mella en la frágil mente de un adolescente y entraba en el rango de edad mental en el cual se encuentra Hannah; así que era el momento idóneo para consumir tal libro y sentirme identificada en algún sentido. Y ni siquiera cumpliendo los requisitos para degustar tal lectura conseguí pensar que eso no era mierda pura. A lo mejor me faltaba lo básico: ser un americano típico de película donde su mayor preocupación en esta vida perra es ser el más popular del instituto. ¡Popularidad! ¡¿Pero cómo no lo he pensado antes?! Si el 90% de los problemas de Hannah están relacionados con su fama y popularidad y la aceptación social y lo que los demás dicen o piensan de ella…
Ay, Chiri… un glitch como tú nunca podrá comprender algo tan humano como esto…
A lo mejor si Hannah no presumiese de un serio problema de attetion whore todavía podría haberle buscado cierto valor moral al libro, plantearme la importancia de actos aparentemente mundanos o cualquier chorrada por el estilo que se pueda sacar de un libro cuyo autor dice con orgullo: "Escribir este libro me hizo darme cuenta cuan fascinado estoy por la forma de interactuar... y los obstáculos que nos impiden comprendernos mejor unos a otros". Pero no.

En resumen: no a todo.


P.D: Si todavía no he conseguido convencerte y crees que Hannah ha sufrido verdaderamente lo suficiente como para montar todo esto, pásate por Wikipedia y le echas un ojo a la parte los personajes y las treces razones.

Conclusión.

¿He abandonado su lectura?: Debería haberlo hecho cuando estuve a tiempo.
¿Lo volvería a leer?: No.
¿Lo recomiendo?: No.

Valoración: 0/5

No finjamos que esto puede ir a buen puerto y comentemos todos en paz y armonía qué sabor te dejó a ti este libro. Estaré más que encantada de leer tu comentario.




2 comentarios:

  1. 0/5????? Espero que a mí me guste más porque ya lo tengo comprado!!!
    Que pena que no te haya gustado pero muchas gracias por compartir tu opinión con nosotros =)
    Besos!
    entrelibrosm.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá si guardase un mejor recuerdo de una lectura de hace tanto tiempo atrás tendría un punto más, pero es que ese libro no me gustó ni recién leído ni ahora XD
      Yo también espero que a ti te guste más y la disfrutes.
      XOXO

      Eliminar

¡Anímate a dejarnos unas palabrillas de nada!
Todos los comentarios serán bienvenidos mientras guarden respeto tanto al blog como a otros usuarios, por lo que nos reservamos el derecho a impedir las ofensas gratuitas, posibles disputas o intentos reiterados de spam.