5 de julio de 2016

Shingeki no Kyojin | Manga & Anime



Ficha técnica.

Título: Shingeki no Kyojin (Attack on titan) (Ataque a los titanes) (Ataque de los titanes)
Autor: Hajime Isayama
Géneros: Shounen, Acción, Aventura, Drama, Fantasía, Horror, Sobrenatural, Misterio, Tragedia, Post-apocalíptico.
Estado manga: En curso.
Inicio de publicación: 9 septiembre 2009
Volúmenes: 19
Estado anime: Finalizado
Inicio de emisión: 6 abril 2013
Fin de emisión: 28 septiembre 2013
Episodios: 25
Extra: Cuenta con dos películas en live action.
-          Cuenta con una novela ligera: Shingeki no Kyojin: Before the Fall
-          Series de manga: Shingeki! Kyojin Chūgakkō
                   Shingeki no Kyojin Gaiden: Kuinaki Sentaku Prologue
-          También tiene OVAs, videojuegos, una película resumen y, cuentan las leyendas, también habrá un crossover con Marvel.

Sinopsis.

La historia gira en torno a Eren Jaeger, su hermana adoptiva Mikasa Ackerman y su amigo Armin Arlert. En este mundo, la población humana vive dentro de ciudades rodeadas de enormes muros para protegerse de la aparición de seres gigantescos que devoran personas, los titanes. Un día, el muro más externo es atacado por un supertitán, y el resto de los titanes logran invadir la ciudad. Tras el caos ocasionado, Eren pierde a su madre, así que una vez están a salvo, los jóvenes deciden unirse al ejército y combatir a los titanes por sí mismos.


Opinión personal (SPOILERS).

Empecé a ver este anime cuando todavía no había estallado la bomba de su popularidad aunque, cuando lo comencé, ya se estaba extendiendo su fama como la pólvora. No sabría decir por cuál capítulo iba la serie en aquellos entonces, pero me aventuraría a afirmar que seguramente sería el sexto o el séptimo. Me gustó tanto el anime (el cual recomendé hasta la saciedad), que no pensé dos veces ponerme manos a la obra con el manga.

El manga no me disgustó y, a pesar de haber escuchado críticas que lo tachan de parecer que está dibujado por un niño chico y que cualquiera podría superarlo, a mí su estilo no me contrarió en absoluto e, incluso recuerdo, que me llamó la atención ser capaz de ver algo en sus escenas de acción excepto rayones. Si es que es tan complicado entender las peleas en un manga…
No tardé demasiado en ponerme al día con el manga y, cuando alcancé su ritmo, no volví a retomarlo nunca. ¿Por qué? Básicamente porque ya no me gustaba el giro que había tomado la historia y, resueltas las mayoría de mis dudas, no sentía tentación alguna por continuar (y las incógnitas que me pudiesen quedar, las mató la trama sin ser respondidas). Aunque de eso hablaré un poco más adelante.

El anime tiene una animación increíble, sobre todo las escenas de acción. Creo que en pocas ocasiones será posible toparse con tal despliegue visual en una serie (normalmente se deja la buena animación para las películas); y seguramente esa sea una de las razones por las que esta serie consiguió dar el salto que dio. Shingeki no Kyojin no se limita a mostrar dos buenas batallas para conseguir atrapar al público; siempre que pueda, te dejará con la boca abierta.
Eso sí, hubo un punto donde ya el anime le cogió el gusto a perder el tiempo y los episodios comenzaban a tener momentos insufribles y lentos. Al principio se compensaba con finales impactantes, pero pronto tomó el ritmo de un anime asiduo donde vives con la impresión eterna de que te están colando rellenos en los rellenos (y ya no únicamente de contenido, si no de pausa dramáticas hasta debajo de las piedras).
Y, bueno, cuando ya me topé con el señor despropósito de un capítulo completo de flashback, dije adiós muy buenas. Eso sí que lo consideré un auténtico abuso y, si ya la serie me estaba tentando a que la abandonase, el episodio 13.5 consiguió despejar todas mis dudas.

Pasando ya al argumento; nos encontramos con un mundo post-apocalíptico donde la humanidad vive recluida tras murallas y bajo la amenaza constante de titanes, de los cuales bien poco se sabe by the moment. Al principio todo era muerte, agobio y desesperanza y no se le podía coger cariño a nadie porque, en cuanto te descuidabas, ya había muerto (en realidad no para de morir gente a lo largo de la serie, en eso no cambia demasiado).
Si ya de por sí el peligro de los titanes era bastante chungo fuera de los muros, todo se complica cuando aparece un titán colosal que revienta una de las murallas exteriores de una patada, acompañado de otro titán acorazado (no hace falta explicar cómo es, su nombre lo indica) y sus otros amigos los titanes asiduos con serios problemas sicomotrices. Así que todos entran en la ciudad y hacen una party.
Eren, el protagonista de la historia, alias el Dramas, es testigo de cómo un titán se come a su madre como tentempié, así que decide unirse al ejército para matar a estos malos bichos, acompañado de Mikasa, a quien todo el mundo quiere por ser mujer y repartir hostias como panes; y Armin, que se ha unido porque no tiene nada mejor que hacer con su vida. Así los tres se gradúan juntitos en el ejército y ya entramos en la parte donde el manga comienza a ascender.
Eren es un triste de la vida, que sólo sabe quejarse y pensar muy fuerte que va a matar a todos los titanes del mundo, pero como de ilusiones no se vive, pues llega un titán y se lo come (los titanes comen gente por vicio, porque más adelante se ve que son bulímicos y vomitan a la gente a medio digerir). Cuando ya piensas que la serie mola, Eren vuelve en forma de chapa de otro titán a repartir hostias a diestro y siniestro.

Más o menos hasta ahí todo va bastante bien hasta que ya el que no sabe transformarse en un titán es un pringado y no hace nada útil por la existencia. Sí, señores, llegó un momento en el cual la gente se empieza a sincerar y casi todo el mundo es un titán o se ha casado en Las Vegas. Y, perdonen que diga, pero eso ya no me gustó. Me tragué todo el rollo de que hubiese gente super pró que matase a los titanes como si fuesen cucarachas en pleno verano; y que poco a poco sintiese que el manga comenzaba a perder la esencia en parte; pero cuando ya todo el mundo tenía un gran titán en su interior… pues no. Porque yo quería saber qué era todo ese rollo del titán colosal y el titán acorazado y cuando por fin lo leí, pues no me hizo tanta gracia como creía.
Así que al final el gran misterio de por qué había titanes dentro de las murallas, qué hay en el sótano de la casa de Eren (que mira tú si ha tenido tiempo el chaval para ir a mirar), por qué hay humanos que se transforman en titanes y otros tipos de titanes comunes y corrientes con déficit mentales, qué pasa con el padre de Eren y su rollo, etc, etc… Pues nada me importa. Algún día a lo mejor me entra una gran curiosidad por saber qué ocurre por ahí y me spoilearé en algún lado, pero por el momento mi interés es nulo.

Si le vais a dar a Chiri una humanidad en peligro constante, no se lo queráis quitar; porque se nos indigna la niña.

Conclusión.

¿He abandonado su lectura/visionado?: Sí.
¿Lo recomiendo?: Lo peor es que sí; porque aunque hubo cosas que a mí no me gustaron, no puedo negar de ninguna manera que es una serie muy buena.

Valoración: 3/5


¿Y tú que opinas? ¿Te gustó el camino que estaba tomando la serie? ¿Esperas que se retome el anime? ¿También crees que el autor es manco dibujando? Estaré más que encantada de leer tu comentario.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a dejarnos unas palabrillas de nada!
Todos los comentarios serán bienvenidos mientras guarden respeto tanto al blog como a otros usuarios, por lo que nos reservamos el derecho a impedir las ofensas gratuitas, posibles disputas o intentos reiterados de spam.